El agua como derecho humano y su vinculación con la energía

Por Mario Fernando Cerna, Especialista en Energía, Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE)

En fecha 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció el derecho al agua potable y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. Adicionalmente, el agua es un bien económico que puede utilizarse en una gran variedad de procesos incluido el sector energético.

Considerando las crecientes demandas de agua y energía durante las próximas décadas en el mundo– se espera un aumento de la demanda de energía de cerca de un 50% durante los próximos 20 años – y que tan sólo un 15% del recurso hídrico ha sido utilizado en Honduras con fines de generación de energía eléctrica, es necesario tomar conciencia de su papel en la producción de energía y el papel de la energía en la gestión del agua (existen necesidades de energía eléctrica para realizar actividades de potabilización, riego y bombeo de agua).

En la actualidad, en Honduras sólo un 15% del volumen anual disponible en metros cúbicos por segundo (m3/s) es utilizado como recurso energético, constituyendo la actividad de riego, la de mayor consumo en el país, en donde más de un 60% del agua dulce es dedicada a esta actividad (situación que se puede extrapolar a todo el mundo donde el mayor consumo de agua dulce se debe al riego para cultivos agrícolas). Su utilización como recurso energético está normado por el Estado de Honduras, a través del otorgamiento del permiso denominado “Contrata de Aprovechamiento de Aguas Nacionales para Fuerza Hidráulica”, el cual es el instrumento legal que establece los derechos y obligaciones que el Gobierno de Honduras le establece al interesado con respecto al uso del recurso hídrico y su valuación económica(1).

Si bien, en Honduras la utilización del agua dulce con fines de generación de energía eléctrica observará sin duda un incremento en las próximas décadas, esto no deberá de afectar el suministro de agua de poblaciones aledañas a estos proyectos (las cuales generalmente hacen uso de fuentes secundarias de agua con bajo potencial de aprovechamiento hidroeléctrico a nivel comercial, valiéndose de la orografía irregular del país). Son más bien, las actividades de riego con fines agrícolas, las que podrían entrar en competencia por el recurso hídrico (2).

Foto: Diario La Prensa

A pesar de esto, y por la gran variedad de usos del recurso hídrico, no se puede descartar que el desarrollo de estos nuevos emprendimientos, tome en consideración la gran variedad de beneficios en cuanto a su gestión, como ser: control de inundaciones, riego para desarrollo agrícola y provisión de agua potable. Es más, la incorporación del componente de generación de energía eléctrica, puede constituir la fuente de ingresos que posibilite una adecuada operación de estos proyectos, tal cual es el caso de la Represa de Nacaome que capta más del 96% de sus ingresos por concepto de venta de energía eléctrica a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), posibilitando con ello, atender las erogaciones por concepto de suministro de agua potable, riego y mantenimiento del equipo electromecánico presente en esta central.

Ante los retos más grandes que enfrenta el país y el planeta en general, en lo que se refiere al cambio climático, seguridad energética y seguridad alimentaria, el agua representa una herramienta transversal esencial para superarlos, por lo que la gestión integrada del recurso hídrico, es una necesidad que debe de ser tomada en consideración tanto en los ámbitos de la administración pública así como por el sector privado.


(1) canon de diez centavos de dólar de los EE.UU. por cada kilovatio instalado (US$ 0.10/kW) durante los primeros quince (15) años a partir de la entrada en operación comercial de la planta y de veinte centavos de dólar de los EE.UU. por cada kilovatio instalado (US$ 0.20/kW) del año dieciséis (16) en adelante

(2) Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA)

Anuncios

Publicado por

GWP Centroamérica

Global Water Partnership (GWP) es una red internacional de organizaciones involucradas en la gestión del agua. Nuestra visión es la de un mundo con seguridad hídrica y nuestra misión es fomentar la gobernanza y la gestión de los recursos hídricos para lograr un desarrollo sostenible y equitativo. GWP Centroamérica está conformada por las Asociaciones Nacionales de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. El contenido de los artículos de este blog no refleja necesariamente la posición de GWP. Se permite la reproducción total o parcial de las notas citando su respectiva fuente.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s